lunes, 11 de julio de 2011

CUANDO TOCAMOS EL CIELO

Se hace un año de un importante hecho histórico dentro del deporte nacional, la consecución por parte de la selección nacional absoluta de fútbol del Campeonato del Mundo. Fue sin duda uno de los momentos más emocionantes vivido por este país. Millones de españoles se "plantaban" ante el televisor en sus hogares, en los bares o en plazas de toda España para ver la final del Mundial. Por unas horas daba igual si eras del Madrid o del Barça, del Sevilla o del Betis, del Oviedo o del Sporting. Todos éramos españoles y perseguíamos el sueño de ser Campeones del Mundo.
Las generaciones más jóvenes crecerán viendo a España dominar el mundo en esto del fútbol. Las ya no tan jóvenes hace años empezábamos a desesperar. Siempre teníamos buenas selecciones y buenos jugadores pero siempre ocurría algo que nos alejaba de ver ganar algo a España. Cuando no era la mala suerte o la falta de puntería se te aparecían los nombres de Tassotti, Sandor Puhl o Al-Ghandour. Recuerdo la frase "Jugamos como Nunca, Perdemos como Siempre". Sin embargo hace 3 años, rompimos el gafe. Desde aquí hay que darle las gracias Luis Aragonés. Él inició este proyecto, apostó por una plantilla joven, muy talentosa y por un estilo de juego que elevara el nivel. Los inicios no fueron fáciles. La clasificación fue complicada y llegamos a aquella Eurocopa de 2008 con muchas dudas y sin vernos por primera vez como favoritos. Pero aquel era el momento de España. El momento de la explosión. España fiel a su juego hizo una Eurocopa tremenda. Clave en todo ello fue el partido contra Italia en los cuartos. Después de 120 minutos mostrándonos muy superiores, el partido se iba a penaltis. Ganamos en penaltis y todo cambió. Hasta ese momento éramos buenos, a partir de ahí, además empezamos a creérnoslo. Los partidos contra Rusia y Alemania fueron otras dos exhibiciones. Éramos campeones de Europa.
Luis Aragonés no continuó y Vicente Del Bosque se puso al frente de la selección. Vicente se ha llevado muchas críticas en cuanto a planteamientos pero lo importante supo hacerlo. Mantener el bloque, la moral y seguir siendo una selección que jugara a su fútbol y dando ejemplo. Llegamos a Sudáfrica como grandes favoritos. Perdimos contra Suiza, con mala suerte, el primer partido y empezaron las dudas. El equipo supo reponerse y nos clasificamos para octavos. El conjunto recuperó sensaciones y dejamos en el camino a Portugal, Paraguay y Alemania. En la final nos esperaba Holanda.
Buena parte de los españoles habían soñado con ello, ver a España ganando un Mundial y ahora estaba muy cerca. Las calles estaban vacías, todo el mundo pendiente del televisor. El rival, la Holanda de Sneijder, Van Bommel, Robben o Van Persie. El mejor resumen de Holanda para ese partido lo podemos recoger en una típica frase : "Las finales son para ganarlas no para jugarlas". Los holandeses siempre gozaron del buen gusto por el fútbol, por un fútbol rápido y de calidad. El fútbol total. En esta final fueron completamente infieles a esa idea. Sabedores de tener en frente una España futbolísticamente superior salieron a hacer otra guerra. Frenaron el juego de España a base de entradas bruscas y agresividad. El arbitro se lo permitió y el gran perjudicado de todo fue España en particular y el fútbol en general. Cada vez que veo las imágenes de la entrada de De Jong a Xabi Alonso o las continuas provocaciones de holanda y las sucias entradas de Van Bommel a Iniesta no me explico el partido que estaba viendo el colegiado. Los españoles estábamos al borde del ataque de nervios e impotentes de ver como acababan con nuestra selección a base de golpes. Llegamos a la prorroga. La situación ya no sólo dependía de la calidad sino también de las fuerzas. Transcurría el minuto 116 cuando un contraataque iniciado por Navas, acaba con pase de Cesc e Iniesta remata con todo. El balón acaba dentro de la portería. Iniesta mete un gol que vale un Mundial. Un gol que valen lágrimas de emoción. Un gol que consigue hacer a millones de Españoles olvidar por un día toda la crisis y los problemas que están sufriendo. Un gol que permite a España tocar el cielo. Un gol que nos hace Campeones del Mundo. El que aquí escribe todavía se le caen las lagrimas recordando ese momento.

Gracias por todo a esos jugadores y técnicos que nos regalaron un sueño

No hay comentarios:

Publicar un comentario